Smart Contracts y sus beneficios desde una mirada legal

Cotidianamente, aun sin darnos cuenta, realizamos al menos un contrato. Efectivizamos un contrato de compraventa cuando nos dirigimos al kiosco por insumos. También cuando decidimos ir a la peluquería por un corte de cabello. En consecuencia, todos nos encontramos familiarizados con la noción vulgar del derecho contractual.

En términos legales lo que se busca por medio de los contratos es enmarcar las voluntades de dos o más sujetos. Dichos sujetos pretenden valerse de los contratos para así cumplimentar sus deseos sobre relaciones jurídicas patrimoniales.

¿Cómo nace el concepto de “contrato”?

Los contratos nacen con la civilización misma y conforme la evolución de la humanidad fueron adquiriendo formalismos que aportaban mayores garantías a quienes los utilizaban. Inicialmente los contratos se efectuaban de manera verbal y se encontraban dotados de una fuerte confianza en el valor de la palabra. Sin embargo, cuando estos acuerdos comenzaron a adquirir mayor magnitud y a celebrarse entre personas desconocidas aparecieron nuevas necesidades que los contratos verbales no podían satisfacer.

Es por ello que la formalización a través de la escritura y la intervención de terceros, se tornó imprescindible. La necesidad de la escritura responde a un reclamo social a fin de obtener un medio manifiesto para poder reclamar derechos ante un eventual inconveniente contractual. De esta forma, los contratos por escrito se presentaron como una opción superadora de una versión anterior. Históricamente, el derecho se presentó como la herramienta regulatoria y la misma sociedad creó el derecho contractual, a fin de determinar las previsiones y responsabilidades derivadas de esta rama.
Ahora bien, para poder analizar las ventajas legales de los denominados “Smart contracts” es necesario comenzar definiendo a los contratos jurídicamente. Luego añadiremos la variable “Smart”.

¿Qué es un contrato según la ley argentina?

Si bien se pueden haber distintas posturas respecto de que debe ser entendido como contrato, utilizaremos el concepto normativo para evitar entrar en discusiones. Así, el Código Civil y Comercial argentino entiende que los contratos son el acto jurídico mediante el cual dos o más partes manifiestan su consentimiento para crear, regular, modificar, transferir o extinguir relaciones jurídicas patrimoniales. En definitiva, una manifestación conjunta de la voluntad por medio de la cual se busca obtener un rédito con contenido económico.

Los Smart Contracts y su valor diferencial

Lo expuesto anteriormente surge de una noción clásica del derecho contractual pero resulta ser insuficiente para entender qué son los Smart Contracts. El Contrato Inteligente se vale de lo clásico pero con una variable innovadora integrando dos disciplinas: el derecho y la informática.
Nos encontramos en un momento histórico en donde la sociedad exige nuevos requerimientos y los medios contractuales tradicionales no llegan a satisfacerlos. En este contexto, acompañado por la innovaciones tecnológicas, nace una herramienta superadora que se encuentra en vías de desarrollo, los Smart Contracts.

El termino Smart Contract fue acuñado por primera vez en los años noventa por Nick Szabo de la siguiente manera “conjunto de promesas, incluidos los protocolos dentro de los cuales las partes cumplen otras promesas. Los protocolos generalmente se implementan con programas en una red informática o en otras formas de electrónica digital, por lo que estos contratos son “más inteligentes” que sus antecesores en papel” .
Es la evolución tecnológica la que llevo a la sociedad actual a buscar – y encontrar – opciones superadoras al clásico contrato escrito.

¿Qué hace inteligente a un contrato?

La variable Smart está dada por la manera en la cual estos contratos de instrumentan. En este tipo de contratos desaparece el formato papel y surge el respaldo de la tecnología blockchain. Blockchain es una cadena de bloques perfecta y descentralizada que por su propia estructura es inquebrantable, generando una confianza imposible de corromper. Para conocer un poco más sobre esta tecnología podés leer esta Guía simple de Blockchain.

El carácter inteligente de los contratos está dado por el soporte digital que los sostiene y la posibilidad de prescindir de intermediarios que los validen. Se destaca la rapidez y celeridad de su ejecución. En definitiva, es una revolución contractual que permite generar un contrato entre dos sujetos en dos paises o idiomas distintos. Sin necesidad de verse personalmente, puedan estar seguros de que su contrato se cumplirá de manera adecuada en base a la confianza que el mismo sistema brinda.

Los Smart Contracts son una cadena de anclajes perfectos que se auto ejecutan, prescinden de la intervención de un tercero. En base a conocimientos informáticos y jurídicos debidamente articulados, se preveen todos los escenarios posibles que pueden desprenderse de una relación contractual. A modo de ejemplo: imaginemos que dos sujetos deciden apostar al resultado de una final de futbol. La persona A apuesta que el partido será ganado por el equipo 1, la persona B que el ganador será el equipo 2. Dependiendo el resultado, se depositara el monto convenido en la “wallet” del ganador. Los usuarios deben poseer una billetera virtual (wallet) para acceder a una plataforma de Smart Contracts. En el contracto se pactan todas las variables posibles como caso de empate, suspensión del partido y su eventual reprogramación. Además se puede estipular que cada una de las personas reconfirme su voluntad de continuar con la apuesta.

En definitiva la variable inteligente modifica el concepto clásico del contrato. No solo se encarga de plasmar manifestaciones de voluntades, sino también de hacerlas cumplir y de establecer todas las posibilidades derivadas de ella.
Es una combinación perfecta entre varios aspectos: lógica matemática, informática y regulación jurídica, como herramienta social que contemple este fenómeno.

¿Qué otras ventajas nos ofrecen los Smart Contracts?

Los smart contracts, poseen ventajas significativas en relación a los contratos tradicionales:

  1. Mayor confiabilidad:
    Atento a que la vigencia y cumplimiento del contrato recae sobre un sistema incorruptible y no sobre una persona física, los riesgos se reducen de manera notable.
  2. Seguridad per se:
    debido a la tecnología que sustenta este tipo de contratos –blockchain – que es una red descentralizada, quienes accedan a este sistema pueden estar seguros del desarrollo contractual acorde a lo pactado.
  3. Ausencia de incertidumbre:
    En el mismo contrato se determinan las diferentes variables lógicas que pueden desprenderse de los contratos inteligentes de manera tal que todos las partes pueden saber cuál será el cauce del contrato según lo que suceda en la realidad.
  4. Elimina intermediarios:
    Los contratos inteligentes se desarrollan por medio de una plataforma blockchain con plantillas previamente estipuladas. Por tal motivo se prescinde de la intervención de terceros. abogados o idóneos para su redacción como así también de escribanos que brinden seguridad sobre los mismos.
  5. Función social:
    Con la eliminación de los intermediarios se disminuyen de forma considerable los gastos de contratación atento a que se prescinde de los profesionales y en consecuencia de sus honorarios. Es la mecánica propia del sistema, y su norte, que cualquier persona que únicamente cuente con una red de internet pueda acceder libremente al uso de los contratos inteligentes.
  6. Globalización de los contratos:
    Ya que los sujetos contratan a través de una plataforma blockchain, no es necesario un contacto directo en el mismo tiempo y espacio. Tampoco es necesario que hablen el mismo idioma.

¿Cómo están regulados los Smart Contracts?

Hoy en día, y atento al rápido avance de las nuevas tecnologías, no existen regulaciones especificas en la materia, por lo cual únicamente podría aplicarse el derecho vigente de manera analógica. Entendemos, que los contratos inteligentes no pueden ser ajenos a la ciencia jurídica, ya que el derecho no es más que la regulación constante y permanente de las relaciones sociales. No caben dudas de que nos encontramos frente a una nueva forma de vinculación entre personas. Es por ello, que la variable inteligente de los contratos debe ser analizada desde una perspectiva amplia y superadora del derecho.

Resulta imprescindible mencionar, que si bien es posible visualizar las claras ventajas de los Smart Contracts como una herramienta que permite la satisfacción de las necesidades sociales del mundo moderno, deben simultáneamente desarrollarse nuevas perspectivas jurídicas. Éstas deben permitir un análisis de las nuevas tecnologias, ya que el no puede ni debe mantenerse ajeno a la evolución social.

¿Conocés nuestra plataforma de Smart Contracts?

Dtecdeal es la plataforma de contratos inteligentes que va a revolucionar la forma de hacer contratos. Actualmente en fase de desarrollo, estamos creando distintos tipos de contratos que vas a poder utilizar siendo parte de la comunidad. ¡Conocé más y seguinos en nuestras Redes Sociales!

Author: Magdalena De María
Abogada Laboral e Integrante del equipo Dtecdeal.

Dtecdeal - plataforma de Smart Contracts

¿Tenés alguna duda? Contactamos y te daremos la información que necesitamos.

¿Tenés alguna duda? Contactanos y te daremos la información que necesitas.